07-02-2017

De Sinaloa a Marte

Las historias de mexicanos exitosos son muchas, pero muy pocas son las de mexicanos que han hecho hasta lo imposible para llegar a conseguir su sueño más preciado, este es el caso de Carmen victoria Félix Chaidez, una sinaloense que cumplió sus sueños y llegó hasta la cima de sus anhelos, hoy es la mujer que más destaca en seguridad espacial en la NASA.

Carmen cuenta que cuando tenía apenas 5 años de edad le gustaba ver las estrellas junto con su padre, de hecho salía todas las noches tan sólo para ver el cielo y contemplar los destellos de las estrellas.

A los 12 años, cuando pudo entrar a internet la primera página que visitó fue la única que podía darle las respuestas que ella necesitaba, la página de la NASA, buscó los requisitos para ser astronauta y en seguida tomó un curso de inglés.

“Nunca dejen que nadie les apague sus sueños... yo siempre he dicho que si Dios te dio la posibilidad de soñar, también te dio la posibilidad de convertir tus sueños en realidad.”, comenta la joven.

Para cuando cumplió 17 años, la joven juntó el dinero que había ahorrado y además pidió a sus padres más dinero para irse con un grupo de estudiantes al Congreso Internacional de Astronáutica que se llevaría a cabo en Houston, Estados Unidos.

“Fue la primera vez que platiqué con astronautas, ellos estaban dando una plática de cómo eran sus viajes espaciales y al final les pregunté: ‘yo quiero llegar al espacio y no sé cómo hacerle ¿qué estudio?, ¿qué hago?, ¿qué consejos me dan?“
 
Los astronautas amablemente le comentaron que una de las carrera más solicitadas eran ingenierías, Carmen, no echó el consejo en una bolsa rota y cuado tuvo la oportunidad de decidir sobre su futuro escogió una ingeniería en electrónica y comunicaciones.
 
Cuando terminó no quiso quedarse con eso y buscó una especialización, la cual encontró en la International Space University, y ella comenta cómo lo consiguió, “Metí mis papeles y me dieron una beca. Me fui a estudiar mi maestría a Francia. Como parte de la maestría, nos dieron la oportunidad de buscar un internship, y tuve la oportunidad de irme a trabajar a la NASA Ames, en el Departamento de Pequeños Satélites”.
 
Carmen tomó el riesgo de lanzarse a buscar oportunidades, porque aunque tenía lo que la NASA pedía, no eran buenas las predicciones para su futuro, sin embargo no le importó y decidió ser valiente y arriesgarse.
 
Su trabajo se enfocó en el uso del smartphone para la construcción de pequeños satélites y así reducir costos a futuro, el proyecto llevó el nombre de PhoneSat, que Carmen desarrollo con Google y NASA.
 
“Para entrar a la NASA siendo extranjera tienes que pasar un chequeo de quién eres, tu número de pasaporte, tu solicitud, ellos tienen que estudiar quién eres.”
 
Especializada en seguridad espacial por la Universidad Internacional Espacial en Francia y con un proyecto de satélites, Carmen había logrado parte de su sueño: ingresar a la NASA.
 
Hoy en día forma parte de un proyecto de la NASA en el que podría viajar a Marte, colabora en la creación de un traje espacial para viajar a ese planeta es participante activa de los llamados Space Analogues, simulaciones y pruebas técnicas o sociales para prevenir sucesos, así como conocer cómo sería una misión tripulada de exploración a Marte.
 

Carmen ahora vive en Holanda y es miembro en la Asociación Internacional para el Avance de la Seguridad Espacial con apenas 32 años de edad, incluso y como era de esperarse, es el orgullo de su familia y  también de México, “he sido muy luchona, he persistido en el camino, no es nada fácil porque requiere tiempo, requiere dedicación, requiere mucho esfuerzo y no todo sale a la primera”.

 

 

EXCÉLSIOR